Rama Consagrada Masculina

Loa Hermanos Consagrados

                                      Los hermanos de la Comunidad tienen en común una misma vocación a seguir a Cristo sobre el camino de los consejos evangélicos, respondiendo así al llamado de su Amor, dentro de una misma Comunidad, compartiendo el carisma y la espiritualidad.  (Directorio Hermanos 5).

      Los sacerdotes comunitarios tendrán un cuidado particular en ser verdaderos contemplativos, a fin de conocer realmente a Aquél que deben anunciar. A imagen del Santo Cura de Ars, buscarán crecer cada vez más en el amor a la Eucaristía, a la Palabra de Dios y del sacramento de la reconciliación, para comunicarle este impulso a todos sus hermanos y hermanas.

      Aspirarán a ser hombres de paz y de comunión, amigos de los pobres y de los pequeños. Llamados a manifestar la compasión de Dios por sus hijos, se interesarán, en su acompañamiento, a la adquisición y progreso de las ciencias humanas. Sacerdotes de la Iglesia, aprenderán a ser “expertos en humanidad” (Pablo VI, in. Populorum Progressio, no. 13)

religiosos